¿Qué pueden hacer las empresas para celebrar Derechos Humanos? | Corresponsables.com Chile
ISO 26000:
 Derechos Humanos,  Gobernanza
Grupos de interés:
 Grandes empresas,  PYMES

¿Qué pueden hacer las empresas para celebrar Derechos Humanos?

15-01-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



A lo largo de mis viajes el año pasado, a menudo me llamó la atención la forma en 2017 ha sido que ha evolucionado a la inversa en vez de ser una progresión hacia adelante. En este “año de moverse hacia atrás,” he estado más preocupada por las amenazas a los derechos humanos reconocidos internacionalmente. Desde de la creciente desigualdad económica y social hasta la violación de muchos derechos y libertades básicas, vivimos en un mundo en desesperada necesidad de cambio; uno donde el papel de la empresa en la promoción de los derechos humanos es indiscutible.

En 2017 asistí en Ginebra, Suiza, al Foro sobre Empresas y Derechos Humanos  de Naciones Unidas. Mientras estaba sentada bajo la pintura del techo intrincada de Miquel Barceló en el Consejo de Derechos Humanos, oí como salían a la luz una historia tras otra de abusos preocupantes de derechos humanos. Cuando el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos,  Zeid Ra'ad Al Hussein, anunció el inicio de una campaña anual para conmemorar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, recuerdo que pensé: “Este es el año para el sector privado realmente destaque en derechos humanos”.

El 10 de diciembre 2018 se conmemorará el 70 aniversario de la Declaración Universal. La adopción de la Declaración el 10 de diciembre de 1948, en la tercera sesión de la Asamblea General de la ONU, fue un rayo de esperanza para un mundo mejor después de la devastación de dos guerras mundiales y abusos incalificables de derechos humanos. Fue un paso necesario en la reconstrucción de un nuevo orden mundial que era más justo, más equitativo, más pacífico y más humano.

Disponible en más de 500 idiomas, es el documento más traducido de la historia, y posiblemente el más importante. Y, sin embargo, no podemos permitirnos llegar a ser complacientes. Nunca debemos olvidar el contexto histórico de sus orígenes, debido a que la Declaración es tan relevante, universal y necesaria hoy, como lo fue cuando fue adoptada. Su ámbito de influencia toca todos los aspectos de la vida moderna, y la definición de los derechos humanos consagrados en la Declaración también ha impactado en gran medida la creación de los diez principios que son la base del Pacto Mundial de la ONU.

Seis de estos diez principios están enfocados en los derechos humanos, incluidos los cuatro principios laborales. En Global Compact de Naciones Unidas vemos como nuestra responsabilidad  traducir el significado de los derechos humanos universalmente reconocidos de una manera que tenga sentido para los negocios, y para ayudar a las compañías a identificar áreas de mejora a través de sus cadenas de suministro y operaciones.

Y es el momento adecuado. El pasado mes de septiembre invité a 25 ejecutivos de las principales compañías para entablar un diálogo con el Secretario General Adjunto, Amina Mohammed, y conmigo acerca de cómo las empresas pueden ayudar a lograr un crecimiento más inclusivo sin hipotecar el futuro de las personas y el planeta. El fondo aleccionador fue que, dos años en la Agenda 2030, las desigualdades están aumentando.

Hoy en día, el 1% más rico del planeta acumula más riqueza que el resto del mundo en su conjunto, y la mitad de la población mundial vive por debajo de la línea de pobreza, con apenas dos dólares al día. De hecho, sólo un tercio de los muy o moderadamente pobres tienen trabajo. 150 millones de niños están involucrados en el trabajo infantil, y el 30 por ciento de los 1,8 mil millones de jóvenes de todo el mundo de entre 10 y 25 años no se encuentran inmersos en ninguna forma de empleo, formación o educación.

Del mismo modo, al ritmo actual, es poco probable que vayamos a ser capaces de cumplir meta 5.5 , que pide la plena participación de las mujeres y la igualdad de oportunidades. Más allá de lo que hay que hacer, la igualdad de género también tiene sentido empresarial: la plena autonomía económica de las mujeres y las niñas podría contribuir hasta  28 de billones de dólares en el PIB mundial en 2025, según un informe de 2015 por el Instituto Global McKinsey.

Tenemos una buena plataforma para alcanzar nuestras ambiciones. En los más de 17 años que el Pacto Mundial de la ONU que lleva existiendo, hemos visto un crecimiento mundial y el movimiento de las empresas responsables. Desde la introducción de los principios de derechos humanos para el desarrollo de las Naciones Unidas Principios rectores para empresas y derechos humanos, cada vez más empresas están entendiendo que el respeto de los derechos humanos es parte de hacer negocios en la economía global.
En nuestro trabajo diario con las empresas para ayudar a resolver los dilemas de derechos humanos, hemos tenido el placer de ver cómo muchos van más allá de sus requisitos mínimos. Con la adopción de los principios sobre el empoderamiento económico de la mujer, los derechos de los niños y los derechos de las personas con discapacidad, las empresas están mostrando su seriedad respecto a los derechos humanos. Y es alentador que nuestro Informe de Progreso 2017 muestre que más del 90% de las más de 2.000 empresas encuestadas tienen las políticas de derechos humanos.

Aunque esta es una buena noticia, el informe también indica que solo el 15 por ciento de estas empresas están llevando a cabo evaluaciones de impacto sobre sus prácticas de derechos humanos. Esto representa un paso fundamental: sin medición de impacto a gran escala, el potencial de un enfoque basado en los principios de la sostenibilidad corporativa está por ver.

A lo largo de la historia registrada, ciertos patrones parecen repetirse. Hoy en día, al ser testigos de aumento de la desigualdad, la violencia y la discriminación - crudos recordatorios de la época en que se redactó la Declaración Universal - es indispensable utilizar este momento para volver a descubrir el poder de los principios.
Mientras que los gobiernos tienen la responsabilidad última de proteger los derechos humanos, la causa de la dignidad humana es demasiado importante para que los negocios permanezcan de brazos cruzados. Mediante la protección de los derechos humanos en todo el espectro de las actividades de negocio, podemos asegurar que no se revertirá el progreso conseguido. Por favor, únete a mí ya mi equipo en el Pacto Mundial de las Naciones Unidas en este viaje de aprendizaje de un año para defender los derechos humanos. Vamos a aprender de nuestro pasado y crear un futuro mejor.

Comentarios