"Día de Campo": el proyecto frutícola que ha logrado la sostenibilidad social y medioambiental en Chile

El proyecto presentó sus resultados hasta el momento, exponiendo las necesidades que al principio necesitaban.

27-12-2023
"Día de Campo": el proyecto frutícola que ha logrado la sostenibilidad social y medioambiental en Chile

Conocer y sensibilizar sobre la importancia de la gestión hídrica sostenible fundamentada en datos reales y actualizadas y el análisis de la información para el desarrollo agropecuario, fue el objetivo de la invitación que un grupo de agricultores e inversionistas recibió de GHI Proyectos, Siasa Consultores y Olivos Riego para visitar un predio frutícola de la Región de Ñuble.

La consultora de ingeniería de desarrollo y gestión de proyectos hídricos organizó este “Día de Campo” para “dar a conocer en terreno los buenos resultados que hemos logrado en productividad y eficiencia hídrica, de la mano de equipamiento de riego de primer nivel y una gestión agrícola especializada, fue la experiencia que quisimos compartir”, indicó Pablo Silva, socio de GHI.

El Diagnóstico Hídrico que se realizó al inicio del proyecto, ofrece orientaciones para una gestión sostenible de los recursos hídricos, de acuerdo con las necesidades y circunstancias de cada proyecto. “Es clave para la productividad de un predio de estas características, realizar un trabajo sustentado en información desde el inicio, que use datos actualizados, reales y útiles para respaldar una buena toma de decisiones”, agregó Silva.

Silva exhortó en que uno de los temas que se deben resolver tempranamente es contar con un proveedor de productos y soluciones de riego. En este proyecto, la firma Olivos Riego cumplió con esta característica. “Se necesita personal idóneo para el manejo de estas herramientas. No son complejas, pero el valor de la tecnología está en usarla. Obviar este punto puede ser determinante para el éxito y la rentabilidad de un proyecto”, afirmó Martín Gatica, jefe comercial de proyectos de riego de la firma.

Pedro Gatica, socio de SIASA Consultores, del equipo a cargo de la administración y operación, explicó que “los proyectos agrícolas requieren de la máxima seguridad hídrica para mitigar posibles riesgos como quedar desabastecido en momentos críticos, y esto se logra con un trabajo coordinado entre todos los especialistas”.

Génesis y desarrollo del proyecto

El proyecto agrícola comenzó con una inquietud de los dueños de las firmas hace seis años. Se trataba de un predio forestal que no había sido muy productivo y que, además, el bosque se había incendiado. “Los dueños evaluaron la factibilidad de cambiar el giro a la producción de frutales invirtiendo en estudios técnicos, análisis económico y planificación agronómica. La disponibilidad hídrica de aguas subterráneas era un factor determinante, ya que no había opciones de captar derechos desde un curso superficial. Además, los estudios debían considerar la existencia de tres sistemas de agua potable rural (ex APR), cuyo abastecimiento no podía verse afectado”, explicó Silva.

El paso siguiente, a cargo de Olivos Riego, fue implementar un proyecto de riego en sintonía con el objetivo operacional y el diagnóstico hídrico. Este último debía recoger información de la disponibilidad de las aguas subterráneas, los derechos de aprovechamiento vigentes, la situación agroclimática del momento y sus proyecciones, y las necesidades de infraestructura, entre otros datos. Así, con la información disponible, Siasa Consultores pudo evaluar y diseñar el proyecto frutícola considerando la rentabilidad, pero además integrando la sostenibilidad del entorno social y medioambiental.

El proyecto se ha desarrollado progresivamente. Los primeros árboles ya tienen cuatro años y en cada una de sus etapas, la firma GHI, ha acompañado la gestión hídrica, en la generación y análisis de la información desde los pozos, el balance en los tranques, y el uso de agua en el riego. La información recolectada a partir de la telemetría y monitoreo en línea es analizada permanente por un equipo especializado, acompañando el desarrollo de un proyecto agrícola enfocado en la seguridad hídrica, que cuenta con un sólido respaldo profesional. “Nuestro objetivo de gestión hídrica es que el proyecto cuente, en la bomba de riego, con el agua necesaria para que las plantas no sufran ni por la escasez, ni por el exceso de agua. Para esto, la información y planificación que permitan anticiparse a posibles problemas son determinantes. Y eso se traduce finalmente en productividad, eficiencia operacional y sostenibilidad en el tiempo” concluye Silva.

Accede a más información responsable en nuestra biblioteca digital de publicaciones Corresponsables.