Nestlé acelera acciones para enfrentar el desafío de los residuos plásticos | Corresponsables.com Chile
ISO 26000:
 Medio Ambiente
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Alimentación y Bebidas

Nestlé acelera acciones para enfrentar el desafío de los residuos plásticos

La compañía señaló que se encuentra globalmente trabajando con algunas ONG y empresas expertas en la materia, a modo de enfrentar con éxito la crisis de los residuos plásticos.

20-02-2019
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



Luego de que el pasado 15 de enero Nestlé se comprometiera a nivel mundial a concretar una serie de acciones para materializar el compromiso de que el 100% de sus envases sea reciclable o reutilizable para el 2025, la empresa de alimentos aseguró que buscará maneras de abordar la contaminación plástica con “un enfoque multifactorial de visión holística y un esfuerzo bien orquestado”.

Al respecto, el CEO de Nestlé a nivel global, Mark Schneider, señaló: “Si bien nos comprometemos a buscar opciones de reciclaje cuando sea posible, sabemos que el 100% de reciclabilidad no es suficiente para enfrentar con éxito la crisis de los residuos plásticos. Necesitamos empujar los límites y hacer más. Estamos decididos a considerar cada opción para resolver este complejo desafío y aceptar múltiples soluciones que pueden tener un impacto ahora. Creemos en el valor de los materiales a base de papel reciclable y compostable y los polímeros biodegradables, en particular donde no existe la infraestructura de reciclaje. La acción colectiva es vital, por lo que también estamos involucrando a los consumidores, socios comerciales y todos nuestros colegas de Nestlé para que hagan su parte”

En esa línea, Nestlé se ha convertido en la primera compañía de alimentos en asociarse con el Proyecto STOP, el cual se lanzó en Indonesia en 2017 y consiste en una iniciativa líder para evitar la fuga de plástico al océano mediante el desarrollo de asociaciones con ciudades y gobiernos en el sudeste asiático.

En los próximos meses la compañía llevará los aprendizajes de este proyecto a otros países donde opera, en un esfuerzo por ofrecer “neutralidad plástica” en esos mercados. Nestlé agregó que proporcionará más detalles en el momento adecuado.

CAMBIOS EN BOTELLAS Y BOMBILLAS

Entre 2020 y 2025, Nestlé eliminará gradualmente todos los plásticos que no sean reciclables o que sean difíciles de reciclar para todos sus productos en todo el mundo.

A partir de febrero de 2019, comenzará a eliminar todas las bombillas de plástico de sus productos, utilizando materiales alternativos como el papel, así como diseños innovadores para reducir la basura.

Además, Nestlé inició una colaboración con PureCycle Technologies para producir Polipropileno (PP) reciclado de grado alimenticio. PureCycle Technologies está comercializando tecnologías de reciclaje innovadoras que pueden eliminar el color, el olor y los contaminantes de la materia prima de residuos de plástico para transformarlo en una resina similar a la virgen. El polipropileno es un polímero comúnmente utilizado para empacar alimentos en bandejas, recipientes, vasos y botellas.

EN CHILE

La empresa ha estado trabajando por más de dos décadas en optimizar los materiales de envases y embalajes. En estos últimos 3 años, ha reducido más de 1000 toneladas de estos materiales, con especial preocupación por tomar los nuevos desarrollos tecnológicos que están saliendo al mercado y que vendrán de la mano de las nuevas alianzas científicas globales de la compañía.

Con respecto a la meta 2025, Nestlé Chile señaló que hoy más de un 90% de los materiales que utiliza se pueden reciclar y que, para el porcentaje restante, mantiene planes de acción concretos para lograrlo. Espera que para fines de este año reducir la brecha a la mitad.

A modo de ejemplo, Nube de Leche logró ser el primer yogurt cuyo pote y etiqueta fueran del mismo material y pudieran llevados a puntos limpios y ser reciclados conjuntamente. De igual forma, toda la gama de helados La Cremería transformó sus envases no reciclables a polipropileno (PP5) el que sí puede ser reciclado y   además consiguió una reducción anual de 60 toneladas en material de empaque.